ArqueoTimes.es

Reflejo de la personalidad de Caravaggio en sus obras

El pintor no sólo tenía una polémica y violenta actitud hacia la sociedad, sino también hacia su pintura.

1. Caravaggio y sus inicios, ¿pintor incomprendido o indisciplinado?

Michelangelo Merisi da Caravaggio (h. 1571-1610), nació en una época marcada por las fuertes normas que la iglesia impuso tras el Concilio de Trento (1545-1563). Las pinturas de Caravaggio fueron tratadas como verdaderas faltas contra las normas del arte religioso, considerándose que el artista no le daba la suficiente nobleza y belleza a los personajes evangélicos, inquietando así al propio Concilio de Trento. 

Su pintura representaba personajes sucios y rudos. Pero aquí entra la incomprensión hacia la obra del artista: no eran personas inmundas, sino humildes y desvalidos que se acercaban a Dios. Este aspecto chocaba mucho con la pintura de la época  donde se representaban santos idealizados. Un ejemplo de ello es el tratamiento que Caravaggio le daba a la representación de la Virgen. Si establecemos una comparativa entre una obra de Caravaggio con otra de Pietro da Cortona de la misma temática (Fig. 1), las diferencias son más que evidentes. Mientras que Cortona pinta a una Santa Cecilia bella e idealizada, Caravaggio representa a María Magdalena pálida, lívida y en una postura muy forzada.

Fig. 1. Comparación entre Santa Cecilia, de Pietro da Cortona y María Magdalena, de Caravaggio.  

La iglesia se mostró dura con el pintor. Consideraban que sus obras eran vulgares y poco propias para elevar el espíritu. Rechazaron sus obras en varias ocasiones. Dijeron que La Virgen y el Niño aplastando una serpiente, estaba pintada de manera poco digna, La Muerte de la Virgen fue considerada la representación de una mujer hinchada que no despertaba ningún sentimiento de piedad, San Mateo estaba sentado con las piernas desnudas, pareciendo más un hombre de pueblo que un santo. 

Se ha tildado a Caravaggio como un incomprendido, sin embargo en su pintura muestra una sorprendente comprensión sensible acerca de lo que pasaba en su época. Dotaba a sus personajes de esa vida interior a través del trato discreto de la luz, sin llegar a idealizarlos de manera clasicista. Este aspecto se trataba de una de las características básicas de su pintura. La luz de Caravaggio es el agente transmisor  del «realismo mágico» del pintor, tratada de tal forma que en ningún momento perdió el naturalismo característico suyo. En sus obras de madurez, todos sus personajes estaban exaltados por su luz: personajes vulgares, campesinos arrodillados, el cadáver hinchado de una mujer que representa a la Virgen muerta o el soldado raso que figura a San Pedro entre otros. 

El arte clásico y humanista era característico del siglo XVI. Sin embargo la personalidad de Caravaggio iba contra los cánones de la época. Veía con hostilidad cualquier tipo de disciplina que le imponía seguir un tipo de modelo concreto. Su llegada a Roma se produjo en un momento muy oportuno. En la primavera de 1585, había sido elegido Papa el franciscano Felipe Perotti, cardenal de Montalto, que tomó el nombre de Sixto V, cuya postura era poco amistosa hacia el arte clásico y el humanismo, actitud que no había cambiado durante el pontificado de Clemente VIII, sucesor de Sixto V. Fue al año siguiente de la muerte de Clemente, cuando Caravaggio tuvo que abandonar Roma.

La suya una personalidad extraña y difícil. Su mecenas, el cardenal del Monte, lo califica de «cervello stravagantissimo». Pero con todo ello, su clientela le seguía siendo fiel; así, a los eclesiásticos para quienes trabajaba no les importaba que aquel joven pintor lombardo cuyas obras producían gran alboroto, llevara una vida escandalosa y desenfrenada, porque, a pesar de todo ello, lo que primaba era su derroche de talento. 

1.1. Etapas de su pintura

Caravaggio murió a una edad temprana. Pese a no llegar a los cuarenta años, su trayectoria pictórica fue muy fructífera. Su pintura tiene tres etapas principales, cuyas características reflejan el estado anímico del pintor en cada momento: 

  • En la primera etapa de su pintura, prevalecen los colores claros con predominio de temas de género y religiosos. Las obras de esta etapa tienen un fondo neutro y donde priman las figuras de medio fondo.
  • A partir del año 1597, fundamentalmente predominan pinturas religiosas. Destaca un colorido oscuro y una manera muy peculiar de manejar la luz dirigida -con un fuerte sentido simbólico, asociado a lo divino y lo sagrado-, con grandes diagonales que caen de manera intensa sobre un objeto y contrastan con el resto de la composición que queda a oscuras. Esto fue llamado tenebrismo, hoy en día claroscuro o luces contrastadas. En estas pinturas, el negro es más oscuro por problemas de técnica por el uso del betún de Judea.
  • En la última etapa está obsesionado con el tema de la muerte y el perdón.

La figura controvertida de Caravaggio está rodeada de leyendas en torno a su mala vida. Lo que sí se ha demostrado es una influencia de los avatares de su vida en su pintura. Acabó siendo un pintor tan brillante como atormentado. No fue reconocido en su época ni después, hasta que en el siglo XIX, pintores románticos lo escogen como abanderado. Actualmente su personalidad se sigue analizando, destacando facetas suyas como la rebeldía, homosexualidad, un sentido simbólico o religioso en sus obras. Fue un gran incomprendido en su época. 

2. Madurez del pintor, rebeldía en su personalidad y en sus obras

A partir del año 1600, cuando Caravaggio rondaba la treintena, su vida se caracterizó por una alta cantidad tanto de obras pictóricas como de altercados sociales. Vivió en situaciones que rozaban la pobreza, teniendo que ser sustentado por conocidos suyos, sufrió una enfermedad que le hizo ingresar en el Ospedale della Consolazione en Roma, donde pasó una larga temporada. Todo ello influyó tanto en su personalidad como en su obra. 

Las primeras obras de Caravaggio, realizadas a finales del siglo XVI, muestran un joven artista vivaz, de grandes dotes, ligeramente corrompido, tal vez hasta vicioso, inteligente, sensible e incluso tierno aunque satírico a veces. Algunas de estas obras son: Baco con vino y uvas, la cabeza de Medusa orlada de serpientes vivas, un Tañedor de laúd junto con un espléndido ramos de flores blancas frescas o un Muchacho con una rosa detrás de la oreja y aterrado por el mordisco de un lagarto. Sin embargo, el talante optimista y presuntuoso del joven maestro desaparece después del año 1600. Su maniera magnifica se ve impregnada de una seriedad austera, lo que a su vez se ve reflejado en la Muerte de la Virgen, donde ni siquiera los accesorios ofrecían ninguna lindeza. El cesto de frutas que hay sobre la mesa del cuadro de Los discípulos de Emaús de Londres muestra hojas marchitas y manzanas putrefactas con gusanos, en lugar de los frutos relucientes del Muchacho con cesto de frutas (Fig. 2). En sus obras posteriores no deja ver ningún rastro de sátira o ironía. Vemos como las escenas profanas escasean, lo que podía tomarse como indicio de que algo pasó en su vida exterior o en su experiencia interior. A partir del año 1600 comienza a acumular incidentes policiales, lo que claramente influyeinfluencia tanto en su vida como en su obra pictórica.

Fig. 2. Comparativa entre los cestos de frutas de Los discípulos de Emaús y Muchacho con cesto de frutas.

Cumplidos los veintisiete años, Caravaggio estaba en la cúspide de su fama, con un futuro prometedor y la seguridad de varios encargos fijos de cuadros. Con todo ello, podía haber tomado una actitud tranquila como la de sus compañeros Annibale Carraci o Arpino. Pero sucedió exactamente lo contrario. La última década de su vida, desde el año 1600 a 1610 está llena de hechos turbulentos. Si vamos leyendo todos los hechos sucedidos mes a mes y años tras año, se puede llegar a la conclusión de que el pintor tenía un gran desprecio por su seguridad. A la segunda conclusión que se llega es que, con ninguno de esos delitos buscaba un medro personal. Más bien se trata de un desahogo de su temperamento tan descontrolado que, de manera patológica, se irritaba demasiado con incidentes triviales. Pero el verdadero carácter de Caravaggio no se puede juzgar sólo por sus actos delictivos; los datos más significativos sobre su personalidad hay que buscarlos en sus obras, sin dejarse influir negativamente por el odio personal de Baglione y el antagonismo antagónico de Bellori.

2.1. Influencia del carácter en su obra

Hay que destacar que, los años transcurridos desde 1600 hasta 1606, fueron tan abundantes en hechos delictivos como en acción artística, por lo que se llega a la conclusión de que esta calidad artística no se vio alterada por su fuerte temperamento. Su sentido de la responsabilidad para con los valores táctiles de la superficie se conserva inalterado, en contraste con su conducta irresponsable. 

En sus primeros años pintaba frutas y flores y todos los accesorios que se veían en sus obras anteriores, como por ejemplo lo que vemos en Emaús, desaparece después de 1600, en favor de un tratamiento mucho más amplio y suelto de la totalidad. Vemos cómo, en algunos casos, Caravaggio viste a la figura de la Virgen con vestidos elegantes, a la moda e incluso indecorosos. 

A continuación se muestra una tabla donde se relacionan las fechas de los hechos delictivos provocados por el pintor con algunas de sus obras pictóricas. A medida que avanzan en años y número estos altercados sociales, la pintura de Caravaggio se va tornando más agresiva en sus formas, forzando posturas; representa escenas desagradables o personajes protagonistas que no son dignos de ser pintados. 

AÑOALTERCADO SOCIALOBRA PICTÓRICA
1600-1602Primera mención en archivos policialesEl entierro de CristoC:\Users\Usuario\Desktop\2021\ArqueoTimes\Artículos\1. Caravaggio\fotos\f48c9e7d-8afd-1250-e49d-2e7ff37733ec.jpg
1605Detenido por portar armasEncarcelado por insultar a dos mujeresDenunciado por herir en la cabeza a un notarioDenunciado por una antigua patrona por arrojar piedras a sus persianasLa muerte de la Virgen
1606-1607Una riña desemboca en un  duelo donde Caravaggio da muerte a Ranuccio Tomassoni. El pintor huyó de RomaDegollación del Bautista
1608Disputa del pintor con uno de sus superiores. Fue arrestado, juzgado y expulsado de la Orden de MaltaEntierro de Santa Lucía
1609Asalto por parte de sus enemigos a las puertas de una posadaSalomé con la cabeza de San Juan Bautista

2.2. Críticas al pintor 

Como se puede observar, ni la vida ni la obra de Caravaggio pasaban desapercibidaos. El pintor recibió numerosas críticas a lo largo de su vida que afectaban tanto a su mundpovida personal como a su trayectoria profesional. Algunas de ellas son las siguientes: 

  • G. Baglione, Vite de’ pittori, scultori e architetti  (1642): «Michelagnolo Amerigi fue un hombre satírico y altanero (…) Y algunos estiman que ha arruinado la pintura».
  • A. Félibien, Entretiens sur les Vies et les Ouvrages des plus excellents Peintres Anciens et Modernes (1666-1668): «A Poussin no le gustaba nada de Caravaggio que, según él, había venido al mundo para destruir la pintura».
  • A. F. Mengs, Lezioni pratiche di pittura (1760-1770): «Caravaggio no tenía ni variedad ni corrección; y por ello era completamente malo en el dibujo».
  • Stendhal, Rome (1806): «He visto en Berlín algunos de sus cuadros que fueron rechazados por las mismas personas que los encargaban, por hallarlos demasiado feos».
  • P. Selvatico, Storia estético-critica delle arti del disegno (1856): «Caravaggio fue en Italia uno de los más ilustres propagadores del sistema que después prevaleció en la escuela holandesa, sistema que consiste en transformar en belleza de arte lo que en la naturaleza es repugnante. La elevación del pensamiento no es su fin; en cambio, sí lo es la imitación de todo objeto natural, cualquiera que sea».
  • G. Morelli (Ivan Lermolieff), Le Gallerie Borghese e Doria Pamphili in Roma (1889): «…un pintor no muy simpático, pero de mucho ingenio…» 

3. Muerte de Caravaggio 

El 28 y el 31 de julio de 1610, dos avvisi anunciaban a Roma la muerte de uno de sus pintores más célebres: Michelangelo Merisi da Caravaggio: 

  • 28 de julio de 1610. Aviso: «Se ha recibido noticia de la muerte de Michel Angelo Caravaggio, famoso pintor, eminente en el arte del color y la pintura del natural, de resultas de enfermedad en Port’Ercole».
  • 31 de julio de 1610. Aviso: «Ha fallecido el Port’Ercole el célebre pintor Michiel Angelo da Caravaggio, cuando se hallaba en camino de Nápoles a Roma por haberle sido concedido el perdón de Su Santidad del destierro que sufría por delito capital».

4. Conclusión 

Para valorar hoy en día a la obra de Caravaggio hay que entenderla, puesto que no se ajustaba a los cánones de la época. En comparación con Annibale Carraci, Caravaggio no era contrario, sino diferente a la hora de entender los temas. Su comportamiento socio-político distaba mucho; mientras que Carraci y su entorno eran contrarios a Clemente VII y favorables a la alianza España-Italia, el círculo de Caravaggio era favorable a Clemente VII, que firmó la paz con Francia y se oponía a España. Esto se vio reflejado en su pintura: violenta, agresiva, con contrastes y que no pasa desapercibida. El fuerte carácter y la vida convulsa del pintor quedan reflejados perfectamente en su obra. 

El lenguaje espiritual de las pinturas de Caravaggio no encontró ninguna continuación en pintores posteriores. Los llamados caravaggistas se interesaron, casi exclusivamente por otros aspectos del pintor: sus efectos de claroscuro, su temática de género, su color y composición. Sin embargo, no parecen haber sido capaces de comprender en su totalidad los elementos psicológicos y sociales de su pintura religiosa. A artistas como Gentileschi, Saraceni, Manfredi e incluso Borgianni no se les pueden llamar pintores religiosos en el mismo sentido que a Caravaggio. Este pintor fue tan controvertido como único tanto en su época como en la actualidad. 

BIBLIOGRAFÍA 

  • Bottari, S. (1970). Caravaggio. Barcelona: Toray.
  • Carmona Mato, E. (1993). Caravaggio. Madrid: Historia 16.
  • Castria, F. (2005). El Barroco: 1600-1700, el arte europeo de Caravaggio a Tiépolo. Barcelona: Electa, D. L.
  • Friedlaender, W. (1995). Estudios sobre Caravaggio. Madrid: Alianza.
  • Schütze, S.: Caravaggio (2009). Obra completa. Köln: Taschen.
Sofía Moreno Lozano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *